Publicidad:
La Coctelera

Categoría: III - El transporte en la economía

14 - Carácter estructurante del transporte

Se le considera al carácter estructurante del desarrollo económico del transporte a las inversiones en materia de transporte (Ej: en nuevas infraestructuras ) para promover, facilitar y hacer posibles las actividades industriales y comerciales.

El tercer mundo carece de avances a causa del poco capital que tienen, pero en muchos países industriales que tienen grandes cantidades de dinero que pueden invertir, se centran el las zonas más productivas dejando al resto en relación directa con los sectores más productivos (ej: Galicia o Andalucía dentro de España).

Las inversiones son más convenientes en dichas regiones porque se aprovechan más los gastos de infraestructuras al necesitarlas para facilitar la actividad financiera, las industrias o los grandes mercados.

En España a pesar de la mejora que se ha producido en las infraestructuras del transporte y en la política de creación de polos de desarrollo fuera de las regiones industrializadas, se mantiene la ventaja de las mismas dándose desequilibrios territoriales que coinciden con la falta de transporte.

El subdesarrollo regional se da en zonas con poco transporte a causa de su difícil accesibilidad por el clima, su situación geográfica aislada o su orografía.

Volviendo al tema de la política de transportes y su relación con las de desarrollo económico y ordenación de territorio se debe destacar la conveniencia de que estén ambas igualmente desarrolladas porque así se produce un equilibrio en la estructura de las distintas regiones.

13 - Posición estratégica del sector del transporte en la economía

Viendo la capacidad en la renta del transporte y estudiando los intercambios del sector con los demás nos damos cuenta de que el transporte es un sector que aporta muchos servios.
A pesar de esto hay que considerar que mientras muchos productos se pueden sustituir, el transporte es una necesidad inprescindible. Si no existiera retrocederíamos todo lo que nos hemos desarrollados.
Esta posición estratégica que tiene el transporte hace que cualquier actividad industrial, agraria o de servicio sin él sea, en nuestra época, inviable. También hay algún sector que depende de manera irremediable del transporte porque, en el fondo, en eso consiste (Ejemplo; el turismo).
El transporte permite aumentar la productividad del sector que lo usa ya que permite los desplazamientos, la distribución de recursos …
Una de las características de la economía en nuestros días es que está dividida a nivel nacional e internacional, eso también ocurre en la política, el ejercito y las empresas, lo que provoca que el transporte sea dominado por parte de los transportes internacionales.
El ejercicio del comercio internacional, el envío de ayudas, la comunicación intercontinental… han sido posibles y mejorables cuando se a logrado dominar el transporte.
El motor también ha sido fundamental al igual que las industrias dedicadas al transporte y otras actividades (seguros, talleres de mantenimiento, estacionamientos…) sin las que no se podría haber desarrollado de manera tan espectacular el transporte.

12 - La importancia económica del transporte

En España el transporte público supone un 6% del PIB (Producto Interior Bruto) mientras que en la Unión Europea está entre un 5 y 8%. Los gastos del transporte privado son de un 9% en España y en el resto de los paises de la comunidad también es mayor.

Las inversiones públicas en transporte forman una gran proporción de los presupuestos. En años atrás los paises subdesarrollados dedicaban alrededor de un 25-30% de su presupuesto, los desarollados 20-25% y los avanzados 15-20%.

Las empresas de transporte público, en España, forman un 5% de la población activa y tienen unos 700000 trabajadores contratados. Los ingresos del Estado que gravan las actividades de transporte son de un 17% en contraposición a los gastos públicos, que han ido descendiendo de un 10% a un 6%.

El sector del transporte es un fuerte consumidor de energía, cemento, producto siderúrgicos, etc.

Por último podemos comentar que, en España, el saldo negativo por transporte de mercancías fue 10.000 millones de pesetas mientras que el de pasajeros fue positivo (21.000 millones). De buques y aeronaves hay un saldo positivo de 8.000 millones.